Colombia día 1 Bogota y Rosa del Cabal

Eran las 5:30 y no podíamos dormir más por el desajuste horario, teníamos el despertador a las 6am, nuestra idea era levantarse siempre a esa hora aproximadamente porque sale el sol a las 5:30 – 6 y a las 8 ya está todo abierto. Bajamos a desayunar, desayuno buffet del hotel, mucha fruta siempre. Decidimos dar un paseo por la zona, teníamos un par de horas antes de ir al aeropuerto. Dimos un paseo por la zona G y por El Barrio de chapinero. Ya había mucho movimiento por las calles, mucho ajetreo y mucho tráfico. La zona era segura y nos dirigimos a la iglesia de la virgen de Lourdes, llovía ligeramente y hacía fresco. Entramos en la Iglesia donde estaban acabando la misa, nos sorprendió que hubiese un hombre de seguridad en la puerta. Continuamos el paseo la zona G es una zona residencial con chalés todos ellos con vayas con alambre electrificado.

57e95715-cb0b-4887-83ca-01b1499a29be

Nos compramos la tarjeta sim en Claro. Sale muy bien la tarjeta nos costó 10000 COP y cogimos la recarga de 20 días con 1G de datos y llamadas ilimitadas por 20000 COP. En total unos 9€ cada uno y ya tenemos teléfono colombiano.

Nos volvemos al hotel y hacemos el check oír esta vez iremos en Uber al aeropuerto, 41000COP, fuimos con Armando, muy majo nos contó muchas historias. Ojo porque uber está prohibido y Armando nos recogió en un coche que ponía transporte de pacientes, todo muy rocambolesco.

El aeropuerto de El Dorado es un aeropuerto moderno y con muy buenos servicios. Hicimos el check-in rápido y fácil igual que el control. Nos tomamos un café el Juan Baldes, cafetería colombiana tipo Starbucks y una arepa riquísima y cogimos el vuelo con Avianca a Pereira

Llegamos a Pereira con media hora de retraso y algo de hambre. El aeropuerto de Pereira es muy viejo y anticuado, sin ventanas, ni aire acondicionado, pequeño y lleno de gente. Se está construyendo una nueva terminal moderna. Sacamos dinero en el cajero con la N26 y nos encontramos con nuestro conductor que reservamos con el hotel, Omar, que nos cobraba 50000COP para llevarnos al alojamiento, Marcelandia, una finca pasando Sabra Rosa del Cabal. Cruzamos Pereira, la capital del eje cafetero y en 30 minutos estábamos en Santa Rosa. Omar nos enseñó el monumento principal del pueblo los machetes más grandes del mundo, no hace falta traer machetes a Santa Rosa porque ya te dan ellos los machetes. Pasamos por la plaza central con la iglesia y continuamos por el pueblo hasta llegar a un extraño edificio que era el templo de santa… con la cristalera más grande de Sudamerica según nos contaron. En 10 min estábamos en Marcelandia situada en la vía a los termales, una carretera llena de alojamientos turísticos y restaurantes. Al llegar teníamos hambre por lo que decidimos comer en la finca. El sitio era precioso, una casa colombiana con una finca con caballos y unos lagos con peces para pescar. Nos pedimos unos chorizos típicos de Santa Rosa, que son los más ricos y típicos de Colombia. Estaban ricos. Los acompañamos de zumo de guanábana y zumo de lulo, muy ricos también, el primero dulzón y el segundo más ácido.

Tras comer y dado que eran casi las 17h y faltaba poco más de una hora para anochecer nos levantamos para que Omar, que nos estaba esperando, nos llevase a los termales de Santa Rosa, estaban a media hora, lis últimos 5 km por un camino de tierra y Omar nos cobraba 50000COP. Yo quería ir a los termales de San Vicente, más naturales, pero estaban más lejos, a más de una hora y era demasiado lejos a esa hora.

Al llegar a los termales comprobamos que el sitio es precioso, estaba atardeciendo y la luz era perfecta. Se podría hacer un book de fotos en ese sitio. Tiene unos jardines con platas tropicales y palmeras con un camino de piedra y un riachuelo con pequeñas cascadas. Al final se encuentran los baños termales y sobre ellos lo más bonito del lugar, la cascada de unos 40 m de altura. Dejamos las cosas en la consigna. Bañador y nos fuimos a los baños. Había bastante gente, pocos extranjeros. Los baños en si no son muy especiales, 3 piscinas de agua caliente con 2 restaurantes de comida rápida bastante mala y un spa donde ponen mascarillas de barro.

Estuvimos 3 horitas a gusto a remojo y llamamos a Omar que nos vino a buscar. De vuelta en Marcelandia nos fuimos a dormir porque tocaba madrugar a las 4 am nos venían a buscar para ir al PNN de los Nevados y subir al Nevado de Santa Isabel.