Isla grande. La laguna encantada

Experiencia única nadando en agua con luces brillantes y viaje en canoa por los manglares en la Isla Grande en las Islas del Rosario en Cartagena, Colombia

La laguna encantada es una experiencia única. Se encuentra en Isla Grande en el archipiélago de islas coralinas Islas del Rosario. Es un de las mejores vivencias en Colombia. La laguna estaba en la otra punta de la isla a más de una hora caminando desde nuestro alojamiento (Ecohotel El Hamaquero) por lo que no era posible ir por cuenta propia. El ecohotel ofrece un tour en canoa a la laguna por 45000COP por persona y decidimos ir con ellos. A las 18:30 con el sol en el horizonte sobre el mar y sin más ruido que las olas del mar emprendemos nuestro camino con 2 guías del establecimiento. Íbamos a ser solo 2 parejas, solo hacía falta bañador y muchas ganas, gafas de snorkel nos las presta el hotel. Caminamos 10 minutos por la isla hasta llegar a una de las “lagunas” internas formadas por agua del mar que se introduce dentro de la isla coralina. La marisma estaba con el agua absolutamente en calma y rodeada de manglares. Nos subimos a los botes de remos, había un bote para cada pareja. Nuestro guía comenzó a remar, todo estaba en absoluto silencio solo se escuchaba el ruido del agua en cada palada, fue genial ir sin motor, una experiencia muy relajante con la única luz del remanente del sol ya bajo el horizonte. Al acabar la primera laguna nos introdujimos por un canal estrecho entre los manglares hasta llegar a una segunda laguna. El agua estaba templada y la temperatura ambiental era cálida pero agradable. Nos adentramos de nuevo entre los manglares y salimos de nuevo a otra laguna. Pasaríamos por última vez entre los manglares pero esta vez era más oscuro, el sol había desaparecido y los manglares eran más densos, encendimos una pequeña linterna y continuamos. El espacio para pasar era el justo para la embarcación que nuestro guía maneja perfectamente conocedor del terreno. La última laguna daba salida al mar. Nos adentramos en el mar totalmente a oscuras pero estaba calmo y a una temperatura entre 25-30 grados. Fuimos bordeando la costa pasando por varios alojamientos turísticos y casas particulares hasta llegar a la laguna “encantada”. El guía continuó remando adentrándose en la laguna hasta llegar a un pequeño muelle donde bajamos de las canoas. Había unas 20 personas disfrutando del lugar.

Nos pusimos las gafas de snorkel y nos lanzamos al agua. Nada más tocar el agua vinos las luces fluorescentes verdosas que se intensifican con los movimientos. Se trata de un mecanismo de defensa del placton. Al sumergirse en el agua se pueden escuchar los chasquidos que produce el propio placton, parecido al de los famosos peta zetas. En la laguna no se da pie, la profundidad es entre 2 y 3 m.

La noche era perfecta para el espectáculo. Cuanto más oscuridad más brilla y no había luna llena solo el cielo lleno de estrellas después de que fueran desapareciendo las nubes que encapotaban el cielo. Había una gran cantidad de estrellas y se podían ver algunas nebulosas e incluso pudimos ver un par de perseidas pasar fugazmente.

No sabemos el tiempo exacto que pasamos en la laguna nadando sobre luces verdes y bajo el cielo estrellado.

Volvimos de nuevo en las canoas. Ya era noche cerrada y a volviendo pudimos ver las luces fluorescentes producidas por el placton en los pasadizos entre los manglares y n los túneles.

En definitiva es una experiencia inolvidable, no solo la observación del placton sino también el paseo en canoa por el manglar.

Isla grande es una isla paradisíaca compuesta por corales en la que a parte del tour de la laguna encantada se puede hacer todo el snorkel que se quiera, incluido en la zona donde está el avión derribado de Pablo Escobar, kayak alrededor de la isla, visitar el pueblo, padeo surf, un tour en canoa por los manglares de día o simplemente relajarte tomando el sol y escuchando las olas del mar o bañándote en sus aguas turquesa.

Nota: no tenemos fotos del tour al no poder llevar cámara o móvil. Abajo fotos tomadas desde Ecohotel el Hamaquero